¡luminosidad no se escribe con C... pero debería!

Pues sí, con C de vitamina C, que además de los múltiples efectos que tiene en nuestro organismo cuando la consumimos, resulta que aplicada en la piel es una fantástica aliada a la hora de conseguir una piel luminosa, con aspecto fresco y con su brillo natural realzado.

Nos gusta en formato de ampollas, como las de Endocare C, que además son libres de aceites, ideales para las pieles grasas, o las de Skinclinic, anti- envejecimiento y con factor de protección.

Para quien prefiere un serum, Proteo C aporta además proteoglicanos para hidratar, y si lo tuyo son las cremitas, te recomendamos dos: el fluido facial revitalizante de Homecare, más ligero, ideal para el verano, y la crema DMAE, con efecto tensor para pieles más maduras.

Lo difícil es decidirse, pero no te preocupes... nosotros te ayudamos!!