¡y no olviden supervitaminarse y mineralizarse!

Si recuerdas esta frase, estás en el momento perfecto para “supervitaminarte”. ¿Cómo? Con la mejor aliada de la piel, la vitamina C. La recomendamos porque nos aporta luminosidad y nos ayuda a unificar el tono de la piel.

Nos gusta sola, en formato de sérum concentrado, como el sérum revitalizante de Homecare, para aplicar unas gotitas a diario, y complementar el tratamiento con el fluido revitalizante de la misma línea, o combinada, como en el caso de Vita C-8 y Vita C-6, ambas de Skinclinic, que además tienen un suave efecto de peeling que ayuda a iluminar la piel.